Problemas asociados con el uso de hormonas para el control de la natalidad

by One More Soul Staff

Download a printable version of this publication. You may print and distribute this freely provided that it is printed without alteration. To do so you will need to download and install the free Acrobat Reader.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

por
Mario Maldonado, MD (Endocrinólogo)
Edwin Bernardo, MD (Médico de Familia)
Michael Fragoso, MD (Pediatra) y
Fr. Juan R. Vélez, MD (Ex Internista)
Traducido por Lili Cote de Bejarano, MD, MPH

Como médicos, nosotros no prescribimos anticonceptivos hormonales para el control de la natalidad. Las razones médicas para esta decisión son las siguientes.

Los anticonceptivos orales (y todos los demás anticonceptivos hormonales para el control de la natalidad) son utilizados habitualmente para prevenir el embarazo, aunque a veces se prescriben para tratar otras condiciones médicas. Los anticonceptivos hormonales pueden causar muchos posibles efectos adversos de tipo médico, social y espiritual. La gran mayoría de las recetas de anticonceptivos hormonales son dadas por los médicos a mujeres sanas, a veces a adolescentes sin enfermedad conocida. A algunas mujeres se les prescriben anticonceptivos hormonales para el control de la natalidad, por una sencilla razón—para impedir una condición completamente normal: el embarazo.

Dado que todos los medicamentos tienen potencialmente efectos secundarios no deseados, algunos de ellos graves, es importante que los médicos sopesen los riesgos y beneficios cuando se prescribe algún medicamento. De ello se deduce que no es ético exponer mujeres sanas a riesgos para la salud a fin de evitar una situación normal. El error de exponer las mujeres a estos riesgos es todavía peor dado el hecho de que otros métodos de planificación familiar existen, como la Planificación Natural de la Familia (PNF), los cuales no tienen efectos secundarios cuando se utilizan correctamente.

Los anticonceptivos hormonales tratan la fertilidad de la mujer y la maternidad como una enfermedad

Aunque puede haber razones legítimas de índole médica y personal para evitar el embarazo, la fertilidad femenina y la posibilidad del embarazo en sí no son una enfermedad, y por tanto no necesitan “tratamiento” con una pastilla (un parche, una inyección, o un DIU).

Los anticonceptivos hormonales causan abortos

Cuando los anticonceptivos orales no suprimen la ovulación en una mujer sexualmente activa y otros mecanismos que impiden la fertilización fallan, puede ocurrir la concepción.

Los anticonceptivos hormonales interfieren con la implantación de un nuevo ser humano mediante la reducción del grosor del revestimiento del útero, y alterando moléculas y factores relacionados con la implantación. Las dosis bajas de anticonceptivos hormonales impiden la liberación del óvulo femenino solamente en un 65-75% de los ciclos.1, 2 Por esta razón, es posible que en aproximadamente un 30% de sus ciclos si una mujer tiene relaciones sexuales en su periodo fertil, existe la posibililad que suceda un embarazo y posteriormente un aborto químico.

Los anticonceptivos hormonales contribuyen a una mentalidad anti-vida

Los anticonceptivos hormonales como la Píldora, el parche, el DIU o la Inyección, sustentan la práctica del aborto. La gente inconscientemente concluye: “Si fracasa el control de la natalidad, el aborto es la solución.” En los Estados Unidos una encuesta a nivel nacional indicó que el 54% de las mujeres que tuvieron un aborto estaban utilizando anticonceptivos el mes anterior.3

Los anticonceptivos hormonales aumentan el riesgo de cáncer de seno

Las mujeres se enfrentan a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de seno, cuando usan anticonceptivos hormonales, y este riesgo continua por lo menos diez años después de que dejan de usar hormonas anticonceptivas. Si la Píldora se toma antes de que una mujer de a luz por primera vez, hay un incremento del 44% en el riesgo de cáncer de seno.4,5

Un estudio reciente de mujeres menores de 40 años de edad en los Estados Unidos (1976-2009), también demostró un aumento estadísticamente significativo en la incidencia del cáncer de seno metastásico.6 Este tipo de cáncer de seno podría estar asociado con el uso en mujeres jóvenes de anticonceptivos orales (carcinógenos del Grupo I).

Los anticonceptivos hormonales aumentan el riesgo de trombo-embolismo pulmonar

Un estudio de 1524 pacientes en los Países Bajos, llegó a la conclusión de que los anticonceptivos hormonales aumentan el riesgo de trombosis venosa cinco veces comparado con el no uso.7

El riesgo es mayor para las mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales y que tienen sobrepeso, fuman, o son mayores de 35 años.8

Los anticonceptivos hormonales provocan un cambio continuo en el metabolismo saludable del cuerpo

Un estudio reciente reportó que el uso de anticonceptivos hormonales vía oral, vaginal o transdérmica, produjo un aumento de los marcadores de inflamación crónica un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. También, el uso de anticonceptivos combinados deterioró la sensibilidad a la insulina en mujeres jóvenes y sanas.9

Además, el uso de anticonceptivos hormonales puede producir dolores de cabeza tipo migraña, aumento de peso, cambios en el humor, y pérdida de la libido. Estos contribuyen a un aumento prematuro de la perdida de masa osea.10 Se asocian con infertilidad tras un uso prolongado, e incluso en cierta medida con el uso a corto plazo.

Los anticonceptivos hormonales aumentan la incidencia de cáncer de cuello uterino

Existe una asociación entre el uso de anticonceptivos hormonales y un aumento significativo del cáncer de cuello uterino.11 Es probable que esto sea causado por la infección con el virus del papiloma humano (VPH), el cual es transmitido sexualmente, dado que un número considerable de las mujeres que utilizan anticonceptivos hormonales tienen relaciones sexuales fuera del matrimonio y por tanto un mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Los anticonceptivos hormonales aumentan el riesgo de tumores hepáticos

Hay alguna evidencia de que los anticonceptivos orales aumentan el riesgo de ciertos tumores benignos y malignos del hígado.12

Los anticonceptivos hormonales aumentan el riesgo de ataques al corazón

Tanto la primera como la segunda generación de anticonceptivos orales han sido vinculados a un mayor riesgo de ataques al corazón (infartos de miocardio)13 y accidentes cerebro-vasculares.La tercera generación de anticonceptivos orales está asociada con un incremento en enfermedad cerebrovascular isquémica.14

Los anticonceptivos hormonales tienen efectos nocivos para el matrimonio y la sociedad

Las hormonas para el control de la natalidad fomentan la mentalidad de que los hombres y las mujeres son incapaces del auto-control y por lo tanto no son capaces de abstenerse de tener relaciones sexuales. La introducción de los anticonceptivos hormonales fue el catalizador de la revolución sexual y produjo un incremento dramático del sexo pre-marital, el adulterio, el divorcio, el aborto, y los nacimientos fuera del matrimonio. Los anticonceptivos hormonales han tenido un papel indirecto en el aumento abrumador de padres solteros, madres solteras, pobreza y otros males sociales en los Estados Unidos.15,16

Los métodos de PNF son un medio excelente para planificar la familia

PFN está libre de efectos secundarios perjudiciales para la mujer y para la familia, y cuando se utiliza por motivos serios, puede ser  muy bueno para el matrimonio.17

Referencias

1. Chowdhury V, et al. Escape ovulation in women due to the missing of low dose combination oral contraceptive pills. Contraception. 1980; 22(3): 241-247.

2. Baerwald AR, et al. Effects of oral contraceptives administered at defined stages of ovarian follicular development. Fertil Steril. 2006 Jul; 86(1): 27-35. Epub 2006 Jun 9.

3. Jones, RK ,et al. Contraceptive use among U.S. women having abortions in 2000-2001. Perspec Sex Reprod Health. 2002; 34(6): 294-303.

4. Kahlenborn C. Breast Cancer, Its Link to Abortion and the Birth Control Pill. One More Soul, 2000.

5. Kahlenborn C, et al. Oral contraceptive use as a risk factor for pre-menopausal breast cancer: a meta-analysis. Mayo Clin Proc. 2006; 81(10): 1290-1302.

6. Johnson, R. H., Chien, F. L., & Bleyer, A. (2013). Incidence of breast cancer with distant involvement among women in the United States, 1976 to 2009. JAMA: The Journal of the American Medical Association. 309(8), 800-805.

7. van Hylckama Vlieg A, Helmerhorst FM, Vandenbroucke JP, Doggen CJ, Rosendaal FR. The venous thrombotic risk of oral contraceptives, effects of oestrogen dose and progestogen type: results of the MEGA case-control study. BMJ. 2009 Aug 13; 339: b2921.

8. Poulter NR. Risk of fatal pulmonary embolism with oral contraceptives. Lancet. 2000; 355(9221): 2088.

9. Piltonen T, Puurunen J, Hedberg P, Ruokonen A, Mutt SJ, Herzig KH, et al. Oral, transdermal and vaginal combined contraceptives induce an increase in markers of chronic inflammation and impair insulin sensitivity in young healthy normal-weight women: a randomized study. Hum Reprod. 2012 Oct; 27(10): 3046-3056.

10. Wooltorton, E. Medroxyprogesterone acetate (Depo-Provera) and bone mineral density loss. CMAJ. 2005 Mar 15; 172(6):746. Epub 2005 Mar 2.

11. Smith J., Cervical Cancer and use of hormonal contraceptives: a systemic review, Lancet, 2003; 361: 1159-1167.

12. Giannitrapani, L, et al. Sex hormones and risk of liver tumor. Ann NY Acad Sci, 2006 Nov; 1089: 228-236.

13. Tanis, BC, et. al. Oral contraceptives and the risk of myocardial infarction. N Engl J Med. 2001; 345(25): 1787-1793.

14. Baillargeon, JP, et al. Association between the current use of low dose oral contraceptives and cardiovascular arterial disease: a meta-analysis. J Clin Endocrinol Metab. 2005; 90(7): 3863-3870.

15. Akerlof, GA, et al. An analysis of out-of-wedlock childbearing in the United States. Q J Econ. 1996 May; 111(2): 277-317.

16. Akerlof, GA. Men without children. Econ J. 1998 Mar; 108(447): 287-309.

17. Hilgers TW, Standford JB. The use effectiveness to avoid pregnancy of Creighton model naproeducation technology: a meta-analysis of prospective trials. J Reprod Med. 1998; 43: 495-502.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Problemas asociados con el uso de hormonas para el control de la natalidad

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.