Las dolorosas consecuencias de la anticoncepción artificial y la esterilización

by Peggy Powell

Download a printable version of this publication. You may print and distribute this freely provided that it is printed without alteration. To do so you will need to download and install the free Acrobat Reader.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Traducido por Eugenio y Ana Milena Serna y el Padre Sergio Calle

Rick y Peggy

En 1971, mi esposo y yo nos casamos. Creíamos que la anticoncepción era normal ya que nadie nos decía nada malo contra esta durante nuestra secundaria. Además nunca habíamos oído una homilía donde hablaran sobre esto. Le hice una consulta a mi médico referente si era aconsejable tener una dosis más alta en las píldoras anticonceptivas ya que ahora las iba a usar como método de control de natalidad y no para el problema con el acné. El me receto las píldoras y así comenze. Yo usé las píldoras por los tres años siguientes. Llegamos hacer muy egoístas y egocéntricos. Nos sentimos muy vacíos y solitarios Nosotros pensamos que “La vida es más que esto.” Nosotros teníamos una fuerte añoranza de tener un hijo y pensamos que este era el momento oportuno.

 

Después de un año de parar las píldoras yo no podía quedar en embarazo. ¿Cual era el problema?. Yo tenía problemas físicos por haber tomado las píldoras continuamente por siete años. El médico me dijo que la única manera de solucionar este problema era hacerme un legrado.

 

Inmediatamente después quede en embarazo y el 9 de julio de 1976 nació nuestra hija aparentemente saludable. Nosotros estábamos muy contentos y ella muy hermosa, pero no sabíamos que Traci Rae tenía problemas mentales. Durante los próximos años ella necesitaría terapias especiales y cuidados para poderla ayudar con su problemas de salud.

 

Inesperdamente, yo quede en embarazo nuevamente y nació nuestra segunda hija Trish Kathleen el 25 de mayo de 1978. Estábamos muy contentos, pero preocupados por Traci ya que no sabíamos qué estaba pasando con ella al esperar su diagnosis. Estábamos muy confundidos y decidimos no tener más hijos. Rick se hizo una vasectomía. Otra vez no sabíamos por qué lo hacíamos. Todos se esterilizaban y teníamos estos problemas por delante.

 

Nuestros problemas continuaron a empeorarse. Yo lloré a Dios en desesperación y me contestó. De repente oímos sobre un pequeño pueblo en Yugoslavia llamado Medugorje donde la santísima Virgen María se estaba apareciendo a unos niños desde 1981. Hicimos el viaje con un grupo de peregrinos y llegamos el 19 de octubre de 1988. Regresamos a casa con mucha paz y gozo, y el problema de Traci estaba mejorando. Traci ya tenía 12 años, y ella podía ya ahora vivir una vida normal. Le dábamos gracias a Dios por esto.

 

Dios continuaba sanando a nuestra familia y nos mostraba las vías equivocadas que habíamos tomado. Una amiga que viajó con nosotros a Medegorje nos comenzó hablar sobre los males de la anticoncepción y de la esterilización. Su esposo también se había esterilizado y tenía una cita para revocar la esterilización. Nosotros nunca nos dimos cuenta del daño que habíamos cometido usando la anticoncepción y la esterilización hasta ese momento.

 

Nuestro matrimonio había sufrido y comenzamos a entender por qué. Rick y yo comenzamos a crecer espiritualmente y a tener consejería para ir sanando el daño en nuestro matrimonio. Profundizamos nuestra relación y nuestra comunicación. Rezábamos juntos y vimos la necesidad de revocar la esterilización. Aunque ya habíamos confesado estos pecados y Dios nos había perdonado, quisimos rectificar nuestro error y decidimos estar abiertos a la vida si Dios lo permitiera para poder tener más hijos.

 

El 5 de julio de 1991, Rick tuvo una reconexión de su esterilización después de 12 años y ha sido un éxito. Yo regrese a Medegorje en April de 1995 y antes de irme recibimos la noticia más grata, ¡yo estaba en embarazo! Después de regresar a casa el ultrasonido mostró nuestro bebé con su corazón latiendo a las 7 semanas y media. Las lágrimas cayeron de nuestro ojos. ¡Dios nuevamente nos había bendecido! El 22 de octubre de 1996, Rick (de 48 años) y yo (de 43 años) celebramos las bodas de plata con nuestra tres preciosas hijas Traci (20), Trish (18), y María Faustina (10 meses) quien nació el 7 de Diciembre de 1995. Las palabras no pueden expresar nuestro gozo y agradecimiento a nuestro Dios. Nosotros hemos hecho una promesa a Dios que en acción de gracias nosotros compartiremos nuestra historia con otras parejas.

 

Karen y John

Karen y John tuvieron tres hijos. Cada vez que nació un hijo el médico les aconsejó tener mucho cuidado en no tener más. Esto ocurrió especialmente cuando nació el último ya que ella casi se murió. Karen es diabética y durante sus embarazos su diabetis se descontroló y le dió toxemia. Ellos tenían mucho miedo de tener relaciones sexuales y pidieron consejo. Desafortunadamente el consejo fue que se hicieran una vasectomía. En 1987, John se esterilizó. Nunca se sintieron satisfechos con esta decisión y sabían que la verdadera razón de la vida matrimonial es estar abiertos a la vida. Comprendieron que el don de la vida se les había quitado por la decision equivocada que habían tomado. Karen y John pusieron su confianza en Dios y decidieron remediar su gran error.

 

En septiembre de 1991, John tuvo reconexión de su vasectomía y el mes siguiente Karen concebió un hijo. Ellos sintieron que Dios les estaba comunicando que habían tomado una decision correcta. Karen no tuvo ninguna complicación durante el embarazo

. La diabetes fue controlada y pudo llevar el embarazo hasta las 37 semanas. El 29 de junio de 1992, Hannah nació. Fue una niña saludable y el primer bebé que podía llevar a la casa después de cuatro días de estadía en el hospital. Fue una bendición ya que los tres primeros hijos permanecieron varias semanas en el hospital en cuidados intensivos después de nacer.

 

El 30 de noviembre de 1994, Karen tuvo una pérdida que fue una prueba para su fe. Pero el Señor bendijo su fidelidad el 15 de julio de 1996 con dos hijos sanos. Karen dió a luz a los mellizos Matthew y Jacob, cada uno pesando más de cinco libras.

 

Dennis y Deb

En 1989, Dennis tuvo una vasectomía y al año siguiente su esposa Deb se arrepintió de esta decision y quiso que se hiciera una reconexión. Como el costo era muy elevado y el porcentaje de éxito muy bajo, ellos se desanimaron.

 

Después de escuchar nuestra historia de reconexión, Deb se interesó. Deb era la niñera de Hannah (la historia de arriba) que fue concebida después de reconectar la vasectomía. El deseo de Deb aumentó, pero su esposo no lo consideraba.

 

Deb fue a una peregrinación a Medugorje y rezó por esta intención. La compañera de cuarto de Deb estaba luchando con esto también, ya que su esposo se había hecho la esterilización. Sus vidas tenían mucho en común. Un sacerdote en Medegorje le dijo a Deb que si había alguna oportunidad, su esposo debería hacerse reconexión.

 

El costo de la reconexión es lo que les impedía hacerlo. Deb rezaba para obtener dinero y les dieron más de lo que necesitaban para esa cirugía. Después de recibir el dinero, Dennis todavía no quería hacerlo.

 

Deb continuaba rezando e hizo una novena de misas de sanación para su matrimonio. Ellos también fueron a una misa de sanación y rezaron juntos por esta intención. El 8 de octubre de 1996, en el día séptimo de la novena, Deb estaba orando en la capilla ante el santísimo. Ella abrió un libro de meditaciones diarias sobre las escrituras, titulado “Un pan, un solo cuerpo,” escrito por Presentation Ministries. El texto decía: “nueve años después de la vasectomía Ralph se arrepintió, se unió a una comunidad cristiana, y se reconectó la vasectomía.” Entonces, Deb lloró ante el Señor y dijo, “Que quieres que haga yo?” Ella regresó a su casa y habló con Dennis y le explicó lo que había pasado en la capilla. Deb sintió que Dios les estaba hablando. Dennis decidió llamar y conseguir la información.

 

Dennis tuvo reconexión de su vasectomía a fines de enero de 1997

. Dennis y Deb están muy contentos y entusiasmados. Su hija Elizabeth nació el 14 de junio de 1998, seguida por un hijo, Peter, el 1 de mayo del 2000, y otra hija, Anna Mae el 17 de octubre del 2002. Ellos también son padres adoptivos en su comunidad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Las dolorosas consecuencias de la anticoncepcion y la esterilizacion: tres testimonios personales